Una empresa idílica es aquella en la cual los trabajadores, bien organizados y motivados por sus responsables, ponen el máximo de su talento al servicio de la productividad de ésta. En ocasiones, por diferentes motivos, esto no sucede, y puede desembocar en la ausencia del empleado en sus tareas. Es entonces cuando una empresa debe saber cómo hacer un control de absentismo laboral.

 

Qué es el absentismo laboral

El absentismo laboral es la ausencia del trabajador en sus ocupaciones laborales, ya sea por su falta al puesto de trabajo o por total improductividad estando en él. Además, se hablará de absentismo laboral independientemente de si hay causa justificada para esta ausencia o no. De esta forma se incumplirían las condiciones de trabajado iniciales establecidas en contrato. Es lo que coloquialmente se conoce como “no ir al trabajo” o “ir al trabajo y no trabajar”

Lo ausencia laboral de un empleado puede perjudicar gravemente a una empresa. Esto se debe a que repercutirá al trabajo a realizar por sus compañeros, al sistema de organización de los responsables y a los costes para los altos cargos de la compañía. Y, consecuentemente, todo esto convergería en fallos globales en el desarrollo empresarial y en la productividad.

 

Cifras del absentismo laboral en España

A pocos le sorprenderá que el 2020, año crítico de la covid-19, se llegó a unos datos de récord, donde el 7,1% de las horas en contrato no fueron realizadas: casi 1.700 millones de horas de trabajo sin actividad alguna. Eso es, un 1,3% más que en 2019. Así lo refleja un estudio del Adecco Group Institute.

En el primer trimestre de 2021 el absentismo laboral llegó hasta el 6%. Fechas en las que ya encontrábamos una situación sanitaria, económica y social que se aproximan más a la normalidad. Son los datos que expone el informe Randstad sobre el absentismo laboral en el primer trimestre de 2021. Esto confirma la progresión de absentismo en los últimos años. Algo que, por el bienestar de las personas y por la economía del país, hay que atajar.

 

Causas del absentismo laboral

Como veíamos, es muy importante hacer sentirse al trabajador cómodo y motivado en su trabajo. Pero todas las razones que provocan que el empleado no trabaje podrían clasificarse de la siguiente manera:

  • Problemas de salud: motivos clínicos que imposibilitan o entorpecen el desarrollo del trabajo.
  • Motivos personales: principalmente las situaciones familiares pueden acarrear una ausencia en el trabajo.
  • Condiciones laborales: donde podríamos ver falta de motivación, ambiente de trabajo nocivo, desesperanza de promocionar en la empresa o asignación de tareas inconvenientes y/o repetitivas.

Además hay que valorar otros factores en el absentismo laboral. Así apreciamos que se acrecienta en épocas de bonanza económica y disminuye en periodos de crisis.

Realmente existen situaciones de completo impedimento para realizar las tareas, como el sufrimiento de una enfermedad o lesión importante, o algún motivo familiar. Sin embargo, podemos encontrarnos con escenarios más tibios donde la voluntad del trabajador y su compromiso con la empresa determinarán realmente la decisión sobre trabajar o no. Estos últimos, donde la actitud del trabajador es determinante, son los casos donde la empresa puede y debe actuar.

 

Qué es el control de absentismo laboral

Cuando alguien se ausenta de su puesto de trabajo siempre tiene que argumentar el motivo. Si no hay parte médico, causa de fuerza mayor o permiso, hablaríamos de absentismo laboral injustificado. Éste sería motivo de sanción por parte de la empresa. Por eso hay que llevar un control de absentismo. Se trata de medir la cantidad de horas que no se trabajan, cuáles de ellas son injustificadas, y así poder tomar medidas al respecto.

Absentismo laboral según la ley

El caso de las ausencias por motivos médicos viene reflejado en el artículo 20.4 del Estatuto de los trabajadores, que hace referencia a la dirección y control de la actividad laboral. Y dice lo siguiente:

“El empresario podrá verificar el estado de enfermedad o accidente del trabajador que sea alegado por éste para justificar sus faltas de asistencial trabajo, mediante reconocimiento a cargo de personal médico. La negativa del trabajador a dichos reconocimientos podrá determinar la suspensión de los derechos económicos que pudieran existir a cargo del empresario por dichas situaciones”.

Eso significa que la empresa siempre podrá llevar un control de absentismo por causas médicas. Incluso en las bajas de menos de tres días, donde en ocasiones los centros de atención primaria no tienen posibilidad de hacer valoraciones, el trabajador podrá ser citado para hacer un reconocimiento médico a cargo de la empresa.

 

Medidas de control de absentismo laboral

Las empresas deben de llevar un control horario donde se plasme el registro horario de los trabajadores. Fichar en el trabajo es obligatorio y, además de ser una justa medida para la remuneración de horas extras, sirve para llevar el control horario de los trabajadores. Así es posible comprobar la presencia de éstos en sus puestos de trabajo. De detectarse ausencias, será importante llevar una labor de comunicación con los trabajadores. Con ello los problemas podrán ser expuestos para poder establecer las medidas que puedan llevar a una situación mejor y satisfactoria para todos.

Para los casos más complejos sería necesario llevar a cabo un plan de gestión de absentismo. En él también será fundamental la comunicación, pero además se incluirán unos objetivos medibles, los análisis de situación, unos planes de acción alcanzables y los procesos de control para valorar su funcionamiento

En cualquier caso, para evitar las ausencias hay que cuidar al trabajador. Conocer su personalidad y su situación familiar es importante para hacer que el empleado esté cómodo con las condiciones laborales (salario económico y salario emocional), la cultura y el estilo de organización de la empresa.

Un dato clave en la empresa

La cifra de absentismo laboral va a darnos muchas pistas sobre cómo la empresa está funcionando. Así, una cifra baja nos dirá que el compromiso de la plantilla es elevado, y que están motivados e involucrados en el proyecto. Dicho de otra manera, un bajo absentismo laboral podría anunciar que los trabajadores están felices y que la empresa funciona bien. De lo contrario, algo hay que hacer.