La Real Academia Española define infracción como transgresión, quebrantamiento de una ley, pacto o tratado, o de una norma moral, lógica o doctrinal. Si esta definición la aplicamos al ámbito empresarial, podríamos interpretar las infracciones laborales como el incumplimiento de la legislación laboral. Se incluyen aquí las acciones y omisiones de los empresarios contrarias a las normas legales. Aspectos como normativas de los convenios colectivos, formación profesional, de inserción laboral, prevención de riesgos laborales, etc.

Tipos de infracciones laborales e importes

La mayoría de infracciones conllevan la aplicación de sanciones. Estas sanciones habitualmente son penas pecuniarias o lo que coloquialmente conocemos como “pago de multas”. A finales de 2021 el importe de las sanciones aumentó un 20%, tal y como se publicó en el Artículo 8 del LISSOS (Ley Sobre Infracciones y Sanciones de Orden Social).

Podríamos hacer un división de tres tipos de sanciones. Y, a su vez distinguiríamos tres franjas dentro de cada tipo en función de su importancia:

Sanciones leves (70-750€)

Suelen ser las destinadas a aquellas infracciones laborales meramente formales, de comunicación o documentales. En muchas ocasiones pueden darse por un simple despiste. Pero habrá que prestar atención para no cometerlas. Pese a que la ventaja a conseguir no es importante, no exime de posibles sanciones que sí que pueden hacer daño.

Sanciones graves (751-7.500€)

Aquí es más problema encontrar actos que conllevan premeditación. Y, en este rango, es posible encontrar multas relacionadas con la modificación de las condiciones de trabajo.

Sanciones muy graves (7.501-225.018€)

Las infracciones laborales más graves y, por lo tanto, las que conllevan más elevadas multas, se enmarcan con los problemas de pagos. También con los despidos colectivos sin seguir los procedimientos correspondientes o con motivos de discriminación.

Además, el importe de los diferentes tipos de sanciones, podría incrementarse en caso de reincidencia o por la aplicación de recargos por impago. Entre otros motivos.

Criterios para medir el grado de sanción

Algunos de los criterios que se utilizan para graduar las sanciones son los siguientes:

  • Negligencia e intencionalidad del sujeto infractor. Son actos por los que se puede señalar un culpable por causar un daño de forma intencionada.
  • Fraude o connivencia. Por fraude entendemos la voluntad de perjudicar a otro o de violar algún tipo de norma o ley. El concepto de connivencia se refiere a participar o consentir un delito.
  • Incumplimiento de advertencias previas y requerimientos de la inspección laboral. En los casos en que el empresario haga caso omiso a advertencias o a peticiones procedentes de Inspección.
  • Tamaño de la empresa. La cifra de negocios y el número de trabajadores de la empresa.
  • Perjuicio causado. Daño moral o material que se ha producido.
  • Cantidad defraudada. Cuantía reconocida como fraude.
  • Reincidencia. Cometer la misma infracción en varias ocasiones.
Son muchas las infracciones laborales que pueden suponer multa

Posibles infracciones laborales

Existen multitud de situaciones que pueden ser objeto de multas a la empresa. Toda irregularidad lo suficientemente grave. Entre tantas, podemos diferenciar las siguientes.

Prevención de riesgos laborales

Se encuentran las multas por una mala evaluación de riesgos o por la ausencia de medidas de protección y de formaciones. Y también se incluye, de momento, todas las medidas sanitarias de la empresa frene al coronavirus, como la provisión de mascarillas, geles hidroalcohólicos y distancias de seguridad.

Convenios colectivos

Todas las condiciones de los trabajadores, por sectores y profesiones, vienen recogidas en los convenios. Salario, descansos, vacaciones, horarios y todas las cláusulas deberán ser respetadas.

Control horario

El trabajador no puede realizar más horas de las permitidas y de las estipuladas en el contrato. A su vez, no pueden existir irregularidades en el registro horario. Éste puede revelar buenos y malos actos respecto a los descansos y el pago y realización de horas extra. Y, precisamente, por esto es obligatorio el registro horario desde 2019. La ausencia o la manipulación podrían ocultar otras infracciones laborales.

Trabajadores sin contrato

Un contrato laboral es la premisa para cualquier actividad laboral.  Las condiciones de trabajo deberán ser redactadas correctamente y firmadas por todas las partes en un documento legal.

Irregularidades con la Seguridad Social

Las empresas deben declarar correctamente sus cuentas. Y estar al corriente con la Agencia Tributaria. Lo contrario sería un fraude de suma gravedad.

Desconexión digital

Está prohibido llamar, enviar mensajes de WhatsApp o correos electrónicos, o cualquier forma de molestar a trabajadores de forma constante fuera del horario laboral. Independientemente de si el empleado se encuentra e modalidad de teletrabajo.

Contratos temporales

Debe explicarse cuál es el motivo de este tipo de contrato de duración limitada. Y, evidentemente, no se pueden encadenar más veces ni una duración por encima de lo permitido. Además, desde marzo de 2022 el contrato temporal por motivos de emergencia tienen un uso bastante limitado.

Abuso de ERTEs

Mientras hay trabajadores en ERTE, no es posible contratar a otros trabajadores ni hacer uso de horas extra. Ni, por supuesto, hacer trabajar a un empleado en ese estado, por lo que siempre será necesario avisar al SEPE cuando se reincorpora un trabajador. En definitiva, es objeto de sanción cuando la empresa se beneficia de los ventajas del ERTE cuando, en realidad, no corresponden.

¿Cuál es la función del organismo sancionador?

El organismo sancionador pertinente estudia y analiza cada caso y, en función de los criterios anteriormente mencionados, cataloga la infracción (leve, grave o muy grave).

Y lo cierto, es que cada año es más difícil esquivar las normativas. Incluso la Seguridad Social utilizará la inteligencia artificial y el big data para detectar infracciones. Incluso sentenciarán sanciones de manera automática haciendo uso de este cruce masivo de datos. Emitirán actas de infracción laboral sin necesidad de intervención de un inspector de trabajo.

Por consecuencia, es importante que las empresas guarden un especial cuidado en cumplir las exigencias legales. Estas exigencias suelen cambiar periódicamente y por ello es recomendable contar con un buen asesor y seguir sus consejos para cumplir la ley, tanto en asuntos laborales como en el resto de áreas.

En Control Laboral hemos desarrollado una solución para que las empresas dispongan de los informes requeridos por inspección laboral de forma instantánea.