Los individuos de nuestra sociedad emplean parte de su tiempo en jugar. Por pura diversión y por placer. Cabe pensar que introducir juegos en el ámbito laboral puede reportar beneficios en la empresa. Es por ello que muchas están apostando por la gamificación en recursos humanos.

¿Qué es la gamificación de recursos humanos?

La gamificación de rrhh es una estrategia que busca integrar mecánicas de juegos y desafíos en procesos empresariales para aumentar la motivación, el compromiso y el rendimiento de los participantes.

El entorno empresarial y los objetivos profesionales deberán tener un aspecto más entretenido, alegre y atractivo. Y no basta con imponer un sistema, sino que hay que buscar que perciban esa gamificación como algo positivo, y que participen en el juego desde la voluntad. Nunca desde el aburrimiento, la pereza y la obligación. Ahí está el gran reto.

Pero una buena estrategia de gamificación de recursos humanos no sólo hará al empleado participar entusiasmadamente. El empleado apreciará un interés de la compañía hacia su persona. Y los beneficios de esto para la empresa pueden ser muy grandes.

Gamificación y digitalización de recursos humanos

La gamificación va de la mano de la transformación digital de las empresas. Y, en este caso que estamos comentando, de la digitalización que están sufriendo los departamentos de recursos humanos. Los cambios se están produciendo de una manera más rápida y sencilla gracias al auge de las nuevas tecnologías. Las posibilidades que éstas ofrecen son infinitas.

Ventajas de la gamificación en empresa

La gamificación proporciona muchos beneficios a quien decide apostar por ella y, evidentemente, realizarla de buena manera. La mayoría deben plantearse a medio-largo plazo, y podrán asentar las bases de una empresa viable. Las ventajas de la gamificación pueden resumirse en:

Fidelización: el trabajador sentirá un mayor sentimiento de pertenencia a la empresa.

Cultura empresarial: se comunican indirectamente los valores de la empresa y sus creencias.

Motivación: el trabajador verá recompensas, tangibles o intangibles, en su trabajo.

Comunicación interna: la información de la empresa podrá transmitirse así.

Trabajo en equipo: se puede promover la cooperación y el sentimiento de grupo.

Compromiso: el trabajador puede sentir mayor responsabilidad con las tareas y con la empresa.

Mejora de comportamientos: es posible dirigir las rutinas a través de estas técnicas.

Productividad: la introducción de procesos y lo anteriormente comentado supone unos mejores resultados.

Los empleados puedes estar más motivados con la gamificación

Cómo diseñar una estrategia de gamificación de rrhh

Desde el nacimiento, el ser humano crea sus mundos imaginativos a través del juego. Esa actividad va decayendo hasta alcanzar la madurez pero nunca desaparece. Siempre queremos, de una forma u otra, divertir y crear ilusiones jugando. Y hay que saber cómo adaptar esa búsqueda de entretenimiento en el trabajo.

Elegir jugadores

No siempre todos los trabajadores son los indicados para ser participantes en una estrategia de gamificación. No obstante, se deberá seleccionar un criterio justo y considerado para no caer en la marginación.

Escoger desafíos

No vale cualquiera. Hay que encontrar aquellos que sean beneficiosos para la empresa y para los empleados. Además de verosímiles. Y, como veremos ahora, adaptados a las capacidades y necesidades de quienes queremos que sean los participantes.

Escoger método de clasificación

No existe competición si no existe un modo de valorar los resultados. Es necesario realizar un cómputo de las diferentes actuaciones, y eso puede realizarse, por ejemplo, bajo un sistema de puntos.

A su vez, para ser más justos, conviene establecer diferentes niveles que concedan mayor igualdad entre los competidores. Y cabe recordar que hay que alejarse de una extrema competitividad. Esto podría provocar disputas y frustración. Recordemos que se trata de motivar y crear vínculos positivos entre trabajados y de éstos con la empresa.

Escoger premios

Podemos hablar de recompensas con tangibles y con intangibles. No debemos abusar de las primeras, de las materiales. Hay que tratar de dar otro tipo de premios, y de desarrollar unas campañas de gamificación que sirvan para hacer percibir a los empleados otros beneficios de estatus, diversión y sociabilización.

Fijar objetivos

Es necesario saber hacia dónde queremos llegar y, en definitiva, qué queremos conseguir con la gamificación en recursos humanos.

Medir resultados

Como en cada acción de la empresa, analizar los resultados servirá para poder mejorar o planificar otras acciones que sirvan para llevar a cabo los objetivos marcados.

Ejemplos de ámbitos donde aplicar la gamificación de recursos humanos

La gamificación en recursos humanos puede emplearse en diferentes ámbitos. Algunos de los más interesantes son los que vamos a pasar a ver.

Procesos de selección

El primer contacto de un trabajador con una empresa viene con el interés del primero en un puesto de trabajo. Desde ese momento el departamento de rrhh puede sacar partido a la gamificación. Es posible incentivar las candidaturas y realizar una criba de ellas a partir de un divertido ejercicio a realizar por los interesados. Es interesante en la selección del personal y en la gestión de talento.

Errores y testing

En todas las empresas existen errores. Ya sean técnicos, de organización, de estilo, etc. Y quizás no haya nadie mejor para detectarlos que los propios trabajadores. Mediante una competición, es posible que todos sean comunicados correctamente.

Registro horario

Para todas las empresas es obligatorio llevar el control horario de los trabajadores, y pueden existir problemas si estos no fichan de manera correcta. La gamificación de los rrhh puede ser clave para asegurar, de forma divertida, el correcto registro de la jornada laboral de una forma divertida.

Formación

Los rrhh deben fomentar y conseguir una continua mejora de las capacidades de los trabajadores. Y siempre será más apetecible en modo de competición entre los trabajadores, y con métodos divertidos, que con los convencionales métodos.

Prevención de riesgos laborales

Al igual que sucede con las formaciones, la prevención de los riesgos laborales suele causar poco interés. Ahora, la gamificación de los rrhh puede suponer un impulso para asegurar la realización de las buenas prácticas por parte de los empleados.

Sin duda, la gamificación de los recursos humanos ayudará a las empresas a crecer. Varios estudios de renombre afirman que la gamificación va a ser protagonista en buena parte de las empresas en los próximos años. Quien se sume a ello, es probable que consiga una ventaja competitiva respecto a sus competidores.