La implementación, gestión y almacenamiento del registro horario en las empresas es obligatorio desde 2019. Está claro que la empresa debe velar por ello, pero todavía pueden existir dudas sobre qué pasa si un trabajador se niega a fichar. Así como olvidarse de fichar en el trabajo, hacerlo incorrectamente, u otros problemas que pudieran surgir por errores del empleado. Son cuestiones muy importantes, ya que pueden derivar en sanciones por no fichar en el trabajo, tanto para la empresa, como para el empleado.

Qué pasa si un trabajador no ficha

Puede que existan trabajadores que se nieguen a fichar en el trabajo. O que en ocasiones los empleados comienzan su jornada tan centrados en las tareas a realizar, que pueden olvidarse de fichar en el trabajo. Esto errores, voluntarios o involuntarios, cobran mucha importancia ahora que la ley obliga a llevar un control horario a todas las empresas.

Cuando un trabajador no registra su jornada laboral, se entiende que la empresa no está cumpliendo con la ley. Aún incluso cuando sí dispongan de algún sistema de fichaje. Es decir, que ante una inspección de trabajo, la empresa se expondría a una sanción por tener un correcto registro horario de los trabajadores. Y así podríamos enfrentarnos ante multas de control horario, que van desde los 70 hasta los 225.018 euros.

Multa por no fichar en el trabajo

Además de las multas a la empresa relacionadas con el control horario de los trabajadores, también existen para los empleados las sanciones por no fichar en el trabajo son una realidad. Vienen contempladas en el Estatuto de los Trabajadores como un incumplimiento laboral.

Consecuencias de no fichar en el trabajo

La empresa que se encuentre en esta situación, deberá notificar al trabajador el incumplimiento y las posibles consecuencias. En caso de que la situación vuelva a producirse, se hará uso de la sanciones por no fichar en el trabajo, siempre en función de lo que se establezca en su convenio laboral.

Pero no sólo es necesario preocuparse de qué pasa si un trabajador se niega a fichar, ya que también se considerará una falta si se descubre suplantación en el registro horario. Es decir, no se podrá fichar por un trabajador que llega más tarde o que se ha olvidado de hacerlo.

Soluciones para no olvidarse de fichar en el trabajo

Si pese a disponer de un sistema de control horario de trabajadores, el trabajador olvida fichar, habrá que pedirle que registre su jornada laboral lo antes posible. Para que esto no sea necesario, es posible automatizar la herramienta de fichaje que utilicemos, como con Control Laboral. De esta manera, podremos establecer un protocolo de alertas. Si algo no funciona o no se registra, el sistema avisará de la incidencia para poder resolverla.

La ventaja de un sistema digitalizado de registro horario de trabajadores sobre la forma manual es reducir la posibilidad de errores. Tanto el empleado como la empresa estarán informados si se produce cualquier problema fichando. Además, será mucho más sencillo mantener el registro durante los 4 años que exige la ley.